Nuestra actividad Investigadora

Con el fin de optimizar los resultados de las técnicas de preservación de la fertilidad, actualmente en nuestra unidad tenemos abiertas las siguientes líneas de investigación:

1- Optimización de las técnicas de criopreservación de tejido ovárico

Respecto de las técnicas de criopreservación del tejido ovárico se están desarrollando nuevos protocolos de vitrificación de tejido que optimicen la criopreservación del mismo, con el objetivo de obtener una mayor funcionalidad tras la descongelación. La vitrificación del tejido consiste en hacer una congelación ultrarápida que evite la formación de cristales de hielo en el interior del mismo, lo que aumenta la forma considerable la superivencia de los folículos y de otras células presentes en la corteza ovárica.

 

2- Detección de enfermedad metastásica oculta en pacientes con cáncer de mama

Respecto a las técnicas de conservación de corteza ovárica y su subsiguiente autotransplante, el principal problema es la posibilidad de la reintroducción de células malignas que pudieran existir en el tejido conservado. Por lo tanto, es muy importante  la detección de enfermedad metastásica oculta en estas pacientes. Hoy en día, la técnica de referencia es el análisis patológico del tejido, pero para asegurar un mayor poder de detección, actualmente en nuestro grupo estamos desarrollando un panel de técnicas de biología molecular para el análisis de la expresión génica y proteica que aumenten el poder dde detección de las técnicas actualmente empleadas. Los marcadores moleculares seleccionados como más específicos para la detección de metástasis en corteza ovárica de pacientes con cáncer de mama son: Mamaglobina-1 (MGB1), Gross Cystic Disease Fluid Protein-15(GCDFP15), small breast epithelial mucin-1  (SBEM1) y mucina 1 (MUC1). Con ello, se propondrá un sistema de multimarcadores con un uso con diferentes enfoques técnicos, no sólo para la detección de células metastásicas en corteza ovárica criopreservada, sino que también  para eliminar problemas asociados con efectos de la progresión del tumor y elección del tratamiento.

 

3- Activación y maduración in vitro

Ciertos grupos de pacientes no pueden beneficiarse de la criopreservación de corteza ovárica como método de preservación de la fertilidad, pues dicha corteza se encuentra infiltrada por células malignas. Igualmente existen ciertas enfermedades donde una estimulación ovárica convencional para extraer ovocitos no es posible (por ejemplo en pacientes que aún no han alcanzado la pubertad). Para poder ofrecer una solución a este grupo de pacientes en nuestro grupo estamos desarrollando un proyecto de maduración in vitro de folículos con el que se pretende conseguir ovocitos maduros de pacientes en las que el autotrasplante de corteza ovárica esté contraindicado. En estas pacientes se extraería la corteza ovárica, pero en lugar de reimplantarla para conseguir restaurar la fertilidad, se procería a madurar la misma en el laboratorio, obteniéndose ovocitos que pudiesen dar lugar a embriones que serían transferidos al útero de la paciente. El proceso se iniciaría con la activación de folículos primordiales durmientes, para su posterior  crecimiento, desarrollo y maduración. En la actualidad nos encontramos realizando los experimentos de la fase inicial de activación folicular.

 

4-Erradicación de células malignas de la corteza ovárica en pacientes con Leucemia Linfática Aguda (LLA).

La leucemia aguda incluye un grupo heterogéneo de enfermedades. La base de su tratamiento es la poliquimioterapia. El grado de gonadotoxicidad de dicho tratamiento varía entre los diferentes grupos de fármacos quimioterapéuticos, asociándose principalmente a los agentes alquilantes: ciclofosfamida, clorambucil, melfalán, busulfán y procarabazina. Estos fármacos son a menudo utilizados para inducir el acondicionamiento antes de trasplante de médula ósea (TMO), y por lo general, ponen en peligro la función ovárica, induciendo muerte folicular prematura e infertilidad. La quimioterapia también puede provocar daño a los vasos sanguíneos y fibrosis focal de la corteza ovárica. La leucemia es un cáncer presente en el torrente sanguíneo por definición, por lo que potencialmente afecta a todos los tejidos vascularizados. Las células leucémicas han demostrado sobrevivir en el tejido ovárico tras el procedimiento de criopreservación y son capaces de causar la recurrencia de la enfermedad cuando dicho tejido se reintroduce en ratones. Por razones obvias, no hay evidencia disponible en el ser humano. La dexametasona (DXM) se utiliza en muchos regimientos quimioterápicos para el tratamiento de leucemia linfática aguada (ALL). Este medicamento no es letal para las células foliculares y también se ha demostrado para mostrar la actividad antileucémica in vitro.

En base a estos conocimientos se ha decidido llevar a cabo un estudio para evaluar la efectividad de la DXM en el tratamiento de la corteza criopreservada, para valorar su utilidad para eliminar células malignas potencialmente presente en las mismas.

Muestras procedentes de 11 pacientes con LLA y LMA han sido identificadas. Los marcadores moleculares para dichas patologías han sido analizados en biopsias de médula óseas y serán utilizados para detectar enfermedad residual en la corteza ovárica de las mismas pacientes. Dicho tejido ha sido ya retrasplantado a ratones SCID. En un periodo de 6 meses se valorará anatomopatológicamente muestras tomadas de la corteza trasplantada para valorar los parámetros arriba reseñados.

 

5- Trasplante de útero

Se trabaja también en el trasplante de útero, pretendiendo el grupo optimizar las técnicas para llevar a cabo este procedimiento. Con este fin uno de los componentes del equipo realizó una estancia en la Universidad de Gotteburg, Suecia.